Experiencias inolvidables

Estaba pensando en ideas para post y se me ocurrió hacer una lista de cosas que podrías disfrutar haciendo, y me refiero a disfrutar en serio.

No solo por que hacerlas te dejará una gran satisfacción sino que alguna de ellas podría convertirse también en tu legado.

Probablemente voy a estar constantemente mencionando las cosas que yo hago o he hecho como ejemplo, pero que quede claro que no se trata de cómo hago las cosas yo, sino de cómo puedes hacerlas tuyas.

Sin ganas de darle más vueltas al asunto. Vamos con la lista:


1. Compartir tu historia

Apps de izquierda a derecha: Finder, Safari, Bear, Notion, iMessage, iFotos, VLC, Photoshop, Notas

Ya sea abriendo un blog o un mini podcast serial o escribiendo un libro, entre tantas otras formas.

Compartir tu experiencia personal involucra contar los problemas que viviste y cómo saliste de ellos, y esta información es muy útil.

A veces no te pueden parecer tan interesantes las cosas que has vivido, pero créeme, contar tu historia podría ayudar a más de una persona.

Y en el proceso, vas a divertirte mucho, como Di y yo haciendo este blog.

Desarrollarás habilidades nuevas, que nunca pensaste necesitar, pero que te permitirán progresar en tu nuevo desafío y que a su vez te ayudarán a ser una mejor persona.


2. Participar en un Dakar

Hace un tiempo Di y yo hablábamos de lo divertido que sería participar en una de estar carreras.

Obviamente pensamos en un Dakar porque es el nombre que más conocemos, pero en sí nos referíamos a una carrera de aventura.

Aunque a mí me parecería igual de interesante una carrera de aventura en bici —para ser sincero—.

El hecho acá es que tomes una experiencia que te haga feliz, y la lleves al extremo. En este caso manejar.

Estoy seguro que aún día —más pronto que tarde—, Di y yo podremos participar de algún rally raid y nos irá excelente.


3. Viajar haciendo voluntariado

Debo aclarar que este es un pendiente que tenemos acá en ninegames, porque por una u otra razón no hemos podido hacerlo aún.

Sin embargo, la idea es en sí desplazarte físicamente a un lugar donde se necesite tu ayuda y brindarla.

Podría ser que tengas habilidades que puedas enseñar a niños en zonas muy pobres, o quizás a restaurar una zona.

Incluso puedes ir simplemente a ayudar con tareas muy básicas, la intención acá es hacer algo bueno por otros y de paso aprender de culturas diferentes a la tuya.


4. Correr una maratón

Es casi una contraparte de correr un Dakar, la idea acá es llevar tu cuerpo al límite y conseguir así llegar a la meta.

Y esto puede ser muy estimulante para tu cuerpo, además de beneficioso para tu salud.

Pero también te ayudará a liberar estrés y a mejorar tu condición física.

Claro está que correr una maratón si no tienes práctica es una meta a largo plazo, pero si le pones empeño, en poco tiempo deberías poder empezar a participar en eventos locales que abarcan media maratón o quizás 5 km.


5. Aprender un talento extravagante

En mi caso fue aprender un par de trucos de magia.

Aunque fue hace mucho tiempo, aún recuerdo algunos y de vez en cuando puedo sacarles provecho.

Pero no tienes que aprender lo mismo que yo, busca algo que te guste y practica.

Eso sí, para que seas lo suficientemente bueno —o buena— como para poderlo llamar “talento”, deberás practicar bastante y por un buen tiempo.


6. Hacer un viaje de mochilero

Dependiendo de a dónde vayas podrías necesitar una mochila súper grande.

Otra contraparte de un punto anterior.

A diferencia de viajar haciendo voluntariado, acá viajas para disfrutar y tú eres lo más importante durante todo el tiempo.

Y por el tema de presupuesto pues debes planearlo con tiempo, ya que así conseguirás buenos precios tanto en pasajes como en estadías.

También es muy recomendable pedir consejo a los lugareños del lugar a donde vayas sobre dónde comer por un buen precio si tu presupuesto es ajustado.

Lo que sí debes tener en cuenta es hacer un poco de investigación sobre las posibles zonas peligrosas y cómo evitarlas. Además evita exponerte con objetos que puedan ser demasiado atractivos para los amantes de lo ajeno —también conocidos como ladrones—.


7. Componer una canción

Cuando se dice así como que asusta si no tienes conocimientos sobre música ¿No?

Pero no te preocupes, a pesar de que yo tengo un poco más de experiencia musical y sé tocar un par de instrumentos, Di ha sido capaz de hacer un par de canciones muy interesantes.

Que por cierto son canciones que suelen sonar como fondo musical en nuestros videos de YouTube, por si aún no estás suscrito a nuestro canal ;).

El proceso más simplificado que hemos encontrado es utilizar GarageBand en un iPad y aprovechar los instrumentos digitales y la gran cantidad de loops que ofrece la aplicación.

A partir de ahí lo que deberás hacer es divertirte un rato y experimentar con diferentes aspectos como el tono y el tempo.


8. Participar en un torneo profesional de eSports

Ok. Llegamos a “esa” parte. La que le da nombre a ninegames.

Si eres lector de este blog, probablemente estés —al menos— algo interesado en el mundillo de los videojuegos, así que hacer algo de competitivo es un paso lógico.

Así no te consideres pro en ningún juego, siempre existe —Splatoon 2— un juego —Splatoon 2— en el que uno —Splatoon 2— quisiera poder ver —Splatoon 2— hasta dónde llegaría competitivamente.

En mi caso, por si no lo han notado, sería Splatoon 2.

Aunque siempre he pensado que tengo más chances de conseguir destacar en Pokémon competitivo, la verdad es que me encantaría poder medirme con los mejores jugadores de Splatoon 2.

La comunidad gamer ha crecido tanto en los últimos años, que es muy difícil que no puedas encontrar un torneo de tu juego favorito, así sea uno no oficial.

Todo está en que te pases por facebook o twitter un rato y seguramente encuentras algo que te llame la atención.


9. Entrar en —verdadero— contacto con la naturaleza

Di y yo tenemos varios cactus, a los que cuidamos con mucho cariño; y si bien eso nos acerca a la naturaleza, no es un verdadero contacto.

Se me ocurre, solo por nombrar algunas cosas: nadar con delfines, correr junto a una manada de lobos —o schnauzers, jajaja—, hacer un recorrido safari, atravesar el desierto en un camello, etc.

Ya ustedes entienden la idea.

Conectar con la naturaleza puede ayudarte no solo espiritualmente —que es diferente para cada persona—; sino también para entender mejor y estrechar vínculos con otras especies animales y por qué no, aprender un poco sobre cómo aprovechan el medio ambiente.

Si eres más del tipo de flores, pues también puedes buscar flores muy bellas y de colores tan exóticos que pondrían a cualquiera a cantar canciones románticas.

Sea cual sea tu forma de conectarte con la naturaleza, debe ser especial para ti.


Si te gustó este post, pero sabes que dentro de poco te olvidarás de las cosas que están en mi lista, te aconsejo guardar esta página para que la puedas volver a consultar más adelante y pueda servirte así de inspiración.

También recuerda que puedes dejar las ideas

#wordpress