Pensaba tomarme algo de tiempo para hacer este post, ya que la primera parte podría estar muy fresca aún, pero luego recordé que el invierno no dura todo el año, así que ni modo.

Espero que esta parte 2 tenga tanta acogida como la primera. Sin más vueltas, vamos con la lista.


Ir al Coney

Por alguna extraña razón no se me ocurrió ponerlo antes, pero a Di y a mí nos encanta hacer tardes de Coney —por si no saben, Coney Park es como una centro de entretenimiento con muchas máquinas, desde infantiles, hasta de shooters—.

Siempre que vamos salimos con alguna anécdota divertida que contar, Di incluso se ganó los 1000 tickets en la ruleta DOS VECES, si con eso no nos creen, no sé qué más les puedo decir.

tip: tarjetas ilimitadas por 2 horas.

Un tip que les puedo dar es que aprovechen si alguna vez aun familiar suyo organiza una fiesta en el Coney y pídanle de favor que les pida un par de tarjetas de esas de juegos ilimitados por 2 horas —y le pagan las tarjetas, no sean comodines jajaja—.


Jugar tutti frutti

Les voy a ser sinceros, yo pensé que se escribía tutifruti hasta que el autocorrector lo cambió. True story

Para no aburrirse rápido deben ponerse creativos con este juego, inventarse categorías raras, o muy específicas.

E incluso si no crean categorías específicas —como “Shooters” o “Juegos de mundo abierto”, entre otras— pues el juego ya es de por sí bastante divertido con el modelo base.


Hacer competencias de aviones de papel

¿Guat? Jajaja eso debes haber pensado al ver este título.

Pues resulta que muchas veces nos olvidamos de lo mucho que podemos divertirnos con las cosas más simples, como aviones de papel.

Tomen un par de trozos de papel, busquen una zona de su casa donde puedan probar cuál avioncito vuela más lejos, o si no tienen mucho espacio —como nosotros—, pues pueden hacer la competencia en un parque o una calle con poco o nulo tráfico.


Probarse —mucha— ropa que no comprarán

Ya que tienen tanto tiempo libre, pues vayan a una tienda de ropa y pruébense todo lo que quiera, y al final no compren nada. O compren algo que les guste muchísimo y solo eso.

Un punto importante, es que no se trata de hacer perder el tiempo a personas que de verdad necesitan vender, sino que vayan a una tienda por departamento o algún retail de alguna marca —en un horario que no haya mucha gente— y se prueben cosas.


Compartan sus TOPs

Una de las formas más interesantes y divertidas de pasar una tarde fría, es conversar —y debatir— sobre sus tops.

¿Cómo así Guillermín? Muy buena pregunta, digamos que Di y yo fuéramos a hacer esto, el evento iría algo así:

  • G: Amor, si hicieras un top 5 de todos los animes que hemos visto ¿Cuál sería?
  • D: Re:Zero…, ay pero yo estoy haciendo un post de eso, no te copies.
  • G: No es para eso amor.
  • D: Ah ya, bueno, Ajin, FullMetal Alchemist, Ataque a los Titanes y Los Siete Pecados.

Y acá yo iría algo como.

  • G: ¿Qué? ¿Y Maho Tsukai no Yome?
  • D: ¿Cuál?
  • G: ¬¬ La Novia del Mago.
  • D: Ah esa.

Y ya se podrán imaginar que esa conversación podría seguir por meses.

Pruébenlo, hay muchísimos temas: animes, películas, videojuegos, libros, canales de YouTube, cantantes, etc.


Y con eso, chicos, doy por concluida mi lista de cosas para hacer en invierno con tu pareja.

Al igual que en primer post, les voy a pedir que me dejen sus ideas adicionales en los comentarios —que están en la parte de abajo—.

Espero que algunas de las ideas les ayuden a pasar un buen rato.

Adiós.