Te levantas, te alistas para el trabajo, trabajas, vuelves a casa, duermes.

Puedes cambiar la palabra “trabajo” por lo que sea que hagas o puedes insertar un par de acciones en la rutina de arriba, pero sabes a qué me refiero.

Sí queridos ninegamers, la rutina, esa de la que todos amamos renegar pero tenemos miedo alejarnos mucho. Hoy les hablaré sobre por qué los días “normales” no son malos pero aspirar a más es lo mejor.


Sería fácil decirles que los “días normales” son aquellos que —sin ser quisquillosos— son muy parecidos entre sí; pero seamos sinceros, no todos somos Carla y podemos hacer cosas extraordinarias día tras día.

Así que para fines prácticos hoy llamaré “días normales” a los días aburridos, esos que luego no te acuerdas ni qué hiciste porque francamente no hiciste nada para recordar.

Seguro que tienes ganas de preguntarme ¿Es tan malo llevar una vida normal? Y yo te diré que no, ya lo dije arriba, sin embargo no se necesita de mucho esfuerzo transformar un día normal en uno impresionante.

Pero claro, las preguntas no dejan de llegar y ahora debes estar pensando ¿Y como para qué quiero días extraordinarios? A lo que yo te diría que para mantenerte animado y motivado, y así conseguir ser más exitoso y feliz (?).

No tienes que pagar para sentirte feliz

No tienes que gastar de más, tampoco vas a desperdiciar tiempo, y encima está el beneficio de que la gente feliz es más atractiva.

Para simplificar las cosas —y para no aburrir a aquellos que sólo les gusta leer los subtítulos— voy a tratar de explicarlo en 5 pasos.


Protagoniza

Quizás es la más fácil de pensar pero la más difícil de hacer; todos sabemos —en el fondoqué tipo de protagonistas seríamos si estuviéramos en una película.

Pues bueno, tu vida puede no ser una película, pero sin duda tú puedes ser el mejor en lo que te propongas.

¿Qué haría un protagonista? Es una pregunta que deberás responderte muchas veces y ante diferentes situaciones durante tu día a día y verás cómo en poco tiempo empiezas a vivir experiencias nuevas y más interesantes.

Ves a un niño perdido ¿Qué haría un protagonista? Un anciano necesita ayuda ¿Qué haría un protagonista? Presencias un accidente ¿Qué haría un protagonista? Espero haber dejado claro este punto.


Admira

Todas las personas que hoy en día son admiradas fueron principiantes una vez, y gracias a su constancia y su esfuerzo han llegado a ser lo que sabes hoy de ellos.

Admirar a una persona que ha conseguido una gran cantidad de éxitos en su vida no significa que tengas que ser un fanático ciego de esa persona.

Busca mentores de vida que te inspiren y aprende de sus vidas y sus experiencias para usarlas en tu beneficio. Seguramente que más de una vez te sacarán de un atasco.

¿Te sientes muy viejo para empezar un negocio que te haga millonario? Harland Sanders empezó KFC a los 65 años ¿No estás en la posición que quisieras? El primer trabajo de Brad Pitt en Hollywood fue usar un disfraz de pollo para atraer clientes a “El Pollo Loco” ¿Así o más claro?


Registra

Vivimos en un mundo que recopila y recopila datos de todo tipo, que si le das like a un video de perritos, que si googleas “cuántos marshmallows entran en una boca normal” y casi todo lo que hagas en internet se almacena para crear un perfil digital sobre ti.

Y si bien la discusión de hoy no es sobre si esto está bien o mal, el punto es que todos lo hacen por alguna razón y tú deberías también.

No me refiero a que lleves un registro de cada movimiento que hagas, pero sí que lleves un pequeño diario —que puede ser digital— en el que registres lo mejor que te ha pasado en el día.

Yo uso una app que se llama GridDiary y lleno diariamente dos preguntas “¿Qué soñé?” y “¿Qué hizo mi día extraordinario?”

Esto podría parecer aburrido o innecesario, pero lo importante acá es que te pongas estricto contigo mismo y te propongas a siempre tener algo que contarle a tu diario que haya hecho tu día extraordinario.


Salta

No es algo literal, pero a veces saltar a lo desconocido puede llevarnos por nuevos caminos que podrían sorprendernos gratamente.

Muchas veces nos acostumbramos a lo seguro, siempre la misma ruta, un círculo social cerrado, siempre comer lo mismo, etc. Es algo normal y completamente natural.

No se trata que te expongas cambiando de ruta y caminando por una zona peligrosa o que abandones a tus amigos y menos aún que comas cosas que sean dañinas para tu cuerpo.

Se trata de que caminar por otra ruta podría llevarte a conocer otras personas amables y estas personas ampliar tu círculo de amigos y estos nuevos amigos recomendarte nuevos restaurantes donde podrías probar comida nueva que te parezca deliciosa.

“Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos”, justo ahora no recuerdo quién dijo esa frase pero es una muy cierta.


Alócate

Hablando de locura, no todo lo que salga de ella tiene que ser negativo, ¿Y si un día simplemente sales a correr porque sí? Forrest Gump lo hizo y se hizo viral.

Si bien eso fue una película, no te haría nada de daño si un día aprovechas un rato libre para ir a dar un par de vueltas al parque que tengas más cerca, harás ejercicio, te despejarás y muchas cosas pueden salir bien.

Si te invitan a bailar la canción de Pac-Man —historia real—, báilala, no te podrá parecer divertido inmediatamente, pero tendrás una divertida anécdota para contar.

A veces simplemente decidirte a hacer cosas que pueden darte vergüenza, porque sí, puede cambiar tu día de un día normal a uno extraordinario.


La vida —damas y caballeros— no es siempre un camino pavimentado con almohadas de plumas, y al final del día va a depender de ti —y solo de ti— lo que hagas con lo que haya tocado ;).