Estuve viendo que presentarles este miércoles de manualidades y me di cuenta que tenía madera que me había quedado de un antiguo trabajo que hice así que dije porque no aprovecharla y hacer este tipo de cuadros que es muy fácil y que le dará un aspecto distinto a tu cuarto o a tu casa.

Materiales

Una pieza de madera, goma blanca, una imagen impresa en papel, un pincel o una esponja, un rociador de agua y un trapo o mopa.

Pasos

Para realizar esta manualidad empezamos limpiando el pedazo de madera que tenemos, puedes exportarlo antes, o darle una lijada para tener una superficie más lisa donde sea mejor trabajar.

Luego, con la ayuda de la esponja embarraremos toda la madera con la goma blanca. Trataremos de no dejar ni una pequeña zona sin goma y de manera uniforme.

Luego de esto pegaremos la hoja con el lado de la imagen hacia la madera y nos ayudaremos de algo plano para pegarlo sin burbujas así queda lo más liso posible.

Ya lo pegaste, lo que sigue es que tengas paciencia porque tendrás que esperar a que seque muy bien. Yo te recomiendo que esperes alrededor de 6 a 8 horas de secado para que no tengas problemas a la hora de sacar la parte blanca.

Ya esperaste las 8 horas bueno es hora de quitarle la parte blanca para quedarnos con el diseño. Así que con el rociador de agua humedeceremos la hoja y con el paño lo iremos retirando suavemente. Es un proceso un poco tedioso ya que tienes que hacerlo con paciencia y suave así no se levanta el dibujo.

Si deseas darle un mejor acabado puedes ponerle barniz además que le dará más tiempo de vida.

Si te ha gustado déjanos tu comentario. 😉