Juego desarrollado por Square Enix.

Lo bueno, lo malo y lo bonito.

Octopath Traveler sea quizás el third party más esperado del año, no solo para mí, sino para todos los melancólicos sensimentalones que vimos con los mejores ojos todo lo que Square Enix nos iba dando de a poquitos.

Acá en Perú se hizo una preventa de la Wayfarer’s Edition, a la cuál no accedí por motivos personales —dígase, pobreza—; sin embargo sí pude acceder a él una semana después de su salida.


Primer Contacto

Sobre la caja qué les puedo decir, me gusta pero no me parece que el box art sea lo mejor que pudieron haber hecho y la imagen del cartucho es muy minimalista —por llamarla de algún modo — lo cual, si bien guarda relación con el juego, me deja la sensación de que pudieron haber hecho más.

Por cierto ingresando a my nintendo puedes canjear box art alternativos por 50 puntos de platino, te los recomiendo. Link directo.


Iniciando en la historia

Abres el juego y lo primero que notas es que la banda sonora es magistral, toda una lección sobre música que muchos otros juegos deberían aprender.

Por alguna razón sentí que disfrutaría mejor el juego con el audio en japonés así que hice el cambio en Ajustes (y aproveché en aumentarle una pizca el brillo) y al día de hoy, no me arrepiento; si te gustan los animes más que las telenovelas, te lo recomiendo absolutamente.

Nueva historia y se nos da una breve introducción de cada uno de los ocho persojanes protagonistas de este juego los cuales encontramos ubicados en el mapa en la región donde comienza la historia de cada uno.

Yo estaba algo indeciso entre Therion, el ladrón, y H’aanit, la cazadora; finalmente elegí a H’aanit pero las historias están entrelazadas de tal manera que no importa desde dónde empieces, siempre serás capaz de disfrutar al máximo.


Aprendiendo la jugabilidad

Apareces en tu pueblo —o villa o comunidad— , y luego de aprender un poco de la historia y los motivos de tu personaje debes salir a explorar el mundo —o al menos el mundo de Octopath Traveler—, lo primero que sucede es que una bestia se cruza en mi camino y no puedo dejar de sentirme como en Pokémon puesto que al ser H’aanit, puedo derrotarla o capturar a la bestia.

Como fan de pixel art y de los RPG, sinceramente este juego me encanta, lo llevo probando un rato y no me ha aburrido ni por un segundo; como se pueden imaginar, la consola corre el juego sin problemas de ningún tipo, no necesitas conexión a internet más que para actualizar el juego una sola vez, al no tener gráficos ultramegadefinidos no verás tu batería bajar como cuando juegas Zelda BOTW —muahahaha 😈— y bueno, no les extiendo mucho más estas primeras impresiones.


Consejos y Final

  • La maravillosa banda sonora del juego se disfruta mucho más con audífonos.
  • Cuanto más oscuro y calmado sea el lugar en el que te encuentres, mejor será tu experiencia visual.
  • El juego te da la posibilidad de guardar tu avance manualmente en determinados checkpoints, pero si se te pasa alguno, no te asustes mucho porque también tiene la función de autoguardado incorporada.
  • Conozco a alguien que no le gusta ver las historias de los juegos y se las suele saltar; si este es también tu caso, te recomiendo que no vayas por Octopath Traveler pues te perderás gran parte del contenido específico.

Me gustaría poder parecer menos fanboy —jajajaja o no—; pero es que el juego es muy bonito y no le encuentro deficiencias por el momento.

Si te gustan los RPG y eres de los que disfrutan del minimalismo de las animaciones en 16 bits, o si simplemente estás buscando un gran juego y estás dispuesto a darle oportunidad a nuevas experiencias, absolutamente debes jugar Octopath Traveler de principio a fin.

No te pierdas dentro de poco mi análisis a fondo del juego.