El crimen organizado como negocio, los criminales como clientes.

Uno de los juegos que más ganas de probar tenía desde que salió, y que ha terminado sobrepasando todas mis expectativas desde el primer día. No creo que sea posible describir este juego completamente tratando de mantenerlo como un texto resumido, así si algunas cosas se me llegan a pasar los invito a dejarnos sus propias opiniones en los comentarios.


HISTORIA (4/5)

Sería más preciso llamarlo campaña, y es que acá no hay una linea dibujada ni un camino por recorrer; sino todo lo contrario, una vez terminado el tutorial de introducción, eres completamente libre de elegir tus contratos y de llevarlos a cabo como te guste más — y como puedas, dependiendo de tu nivel de habilidad — incluso tienes la posibilidad de ser quien contrata. Después de haber tomado varios contratos me he dado cuenta que el abanico de posibilidades es tan amplio y variopinto — además de gracioso — que este juego puede tranquilamente adaptarse a tus gustos, los niveles de dificultad son igual de variados y los puedes identificar por el número de mini cráneos amarillos que veas antes de tomar el contrato; existe también una gran variedad de armas y si a esto le añadimos las modificaciones que les podemos hacer a estas, las posibilidades son casi infinitas.

La verdad es que muchas veces me he enganchado con algunas misiones por el hecho del desafío que han representado por factores como la dificultad en sí misma, pero también por cosas como haber elegido las armas equivocadas, querer llevarme todo el dinero adicional posible, querer eliminar muchos policías — mientras cuidas de no dañar civiles — o incluso cosas tan simples como simplemente haberme quedado sin municiones — todos hemos pasado por esto alguna vez en algún shooter — ; lo cual me hacía tener la necesidad de concentrarme más.


IMAGEN (5/5)

Desde el primer momento sentí que el juego calzaba muy bien con la Switch; tanto en modo portátil, como en modo tv, las gráficas que nos regala son más que buenas y todo el tiempo acompañadas de una buena iluminación con su respectiva correcta generación de sombras hacen que jugar PayDay 2 sea genial.

Me ha gustado mucho cómo han conseguido sacar el máximo del motor gráfico y como resultado nos encontramos tanto en las pantallas de menú como en medio de las misiones con imágenes bien generadas, con detalles bastante bien generados y –al menos para mí– sin ningún problema de rendimiento por parte de la consola. En términos generales el juego transcurre de manera fluida, violenta y corrupta. Gracias PayDay 2.


AUDIO (4/5)

Pude hacer algo a lo que los juegos de Switch no me tienen acostumbrado: elegir la playlist que yo quiera. Seguro que es proyectarme demasiado, pero me hizo pensar en las posibilidades que tendremos cuando servicios de música en streaming — digamos, Spotify porque decir Apple Music sí es proyectarme demasiado — lleguen a la consola.

Los efectos de sonido y su sincronización me han gustado –algo complicado cuando te encuentras frente a sonidos de disparos, recargas, pisadas, movimientos, explosiones, voces, cabras gritando, motores, sirenas y música; todo al mismo tiempo–, las voces no son reprochables pero tampoco destacables solamente están ahí y hacen su trabajo. No me he tomado el tiempo de comparar los sonidos de todas las armas, pero no me dejan la sensación de que se repitan –no mucho al menos–.


JUGABILIDAD (5/5)

Si hay algo en lo que se excede el juego es en la cantidad — elevadísima — de formas de interactuar casi con todo, me recuerda bastante a lo que nos ofrece Nintendo con BotW pero acá le añadieron el factor touchscreen, que si bien puede no aportar mucho, está ahí y funciona bien. Ya hablando del juego, personalización es la palabra clave, si eres de los que gustan tomar el tiempo necesario para crear un personaje a su medida, acá harás caramelo, variedad de máscaras para ocultar tu identidad, variedad de pistolas, escopetas, metrallas, cuchillos, katanas, granadas, y hasta un palo para selfies.

Dentro de las misiones –y como mecánica principal del juego– lo que debemos hacer es sobrevivir y cumplir objetivos, para lo cual tenemos –además de nuestro arsenal– la posibilidad de tomar las municiones de los policías asesinados, interactuar con llaves eléctricas, gasolina, puertas, taladrar cajas fuertes, hackear, manejar motos, autos y camiones, robar casi de todo, tomar rehenes y hasta obligarlos a ser escudos humanos. Por si no está de más, lo voy a decir, podemos disparar a diestra y siniestra –todo dependiendo de nuestra habilidad– caminar prácticamente en libertad por el mapa de turno y dar pequeñas indicaciones a nuestros compañeros criminales en el caso de que se traten de IA.


PERSONAJES (4/5)

Podemos hacer lo que en casi todos los juegos del mismo tipo: tenemos un personaje propio al que iremos aumentando de nivel e iremos mejorando las habilidades para hacerlo — valga la redundancia — mejor en lo que hace. Pude hacer dupla con Jhon Wick y robar una joyería, tomé un arco y me lancé a una misión para ver qué tan bueno era haciendo lo que Oliver Queen hace a diario en Arrow –y no era tan fácil como esperaba–; me equipé con una katana, unos shuriken y una kunai y probé también a ser ninja. Todo un lujo que uno pueda ser y hacer tantas cosas.

Como personajes a conocer bien, tenemos a los contactos que nos darán las misiones entre los que tenemos a un congresista llamado El Elefante, un narcotraficante del cártel de Sinaloa llamado Héctor, El gran Jimmy el maniático –quien además de contratista es un personaje jugable–, El históricamente famoso Tony Montana como personaje jugable y tantos otros más que si me pongo a nombrarlos a todos no terminaría.


OPINIONES Y FINAL

¿Recuerdan que en mi análisis de RIME decía que el puntaje me pareció bajo pero justo? Pues acá me sucede lo contrario, me parece que 4.4/5 es bastante alto, pero que PayDay 2 se lo ha ganado limpiamente, nos ofrece una capacidad de personalización increíble, nos brinda muchas horas de juego bien optimizado y como cereza del pastel, nos da la posibilidad de hacer fechorías online con propios y ajenos.