Un accidente y la física que encierra.

No era algo que hayamos estado queriendo hacer —al menos no con nuestras consolas personales— pero hoy la consola de Diana Rivas sufrió una gran caída y queremos contarles como ha resultado el suceso.


LOS HECHOS

Era la tarde del día de hoy cuando a Diana se le ocurrió poner en el filo de un parapeto a su consola, la altura aproximada fue de 4 m. en lo que se conoce como caída libre. Pow!

En la foto de arriba pueden ver referencialmente desde dónde fue la caída —el segundo piso— , golpeando en el suelo contra tierra compactada para luego rebotar y meterse entre los pequeños árboles que se ven a la derecha de la foto.


LA FÍSICA

Según datos oficiales de Nintendo, la consola pesa 399 g. cuando tiene los Joy-Con acoplados y la altura de la caída fue—como mínimo— 4 m. lo cuál nos da una velocidad de impacto de 8.8 m/s y una energía justo antes del impacto de 15.6 J.

9 m/s es la velocidad de un ciclista amateur promedio y 16 J pues es la fuerza aproximada con la que te llegaría una cachetada (puede variar dependiendo el motivo) —o si quieren una equivalencia más clara, es un promedio de energía liberada por un arma de aire comprimido—.


LOS DAÑOS

Como pueden ver en la imagen de cabecera, el Joy-Con derecho fue el único afectado con unos casi imperceptibles raspones y la respectiva apertura que se muestra más arriba en el post; más allá de eso la consola se encuentra operativa al 100%; felicitaciones a Nintendo, te luciste.


CONCLUSIONES

Nos complace en decirles que de primera mano hemos podido comprobar que la Nintendo Switch puede resistir una caída desde tus manos o una tarde con tu sobrinito sin sufrir desgaste.

Ya les estaremos contando de futuros accidentes que podamos tener en nuestro día a día; y a pedido del público, haré un post mostrando mi consola y su estado actual (muy varonil por cierto).